La Transición Demográfica en América Latina

Basado en : BID/CEPAL/CELADE, (Banco Interamericano de Desarrollo/ Comisión Económica para América Latina y el Caribe/ Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía),
Impacto de las Tendencias Demográficas sobre los Sectores Sociales en América Latina, Santiago.

Los cambios demográficos de los últimos decenios se insertan en el denominado proceso de transición demográfica. Si bien el concepto de transición demográfica tuvo su origen en el intento de explicar la relación entre los cambios demográficos y los cambios socioeconómicos en Europa durante el siglo XVIII, su uso se ha extendido hasta el presente, tanto porque se refiere a procesos demográficos identificables aun en diferentes situaciones históricas, como por el hecho de que constituye una propuesta -siempre vigente- de explicación de la dinámica demográfica a la luz de sus interrelaciones con los factores sociales, económicos y culturales (Zabala de Cosío, 1992).

La transición demográfica ha sido descrita como un proceso de larga duración, que transcurre entre dos situaciones o regímenes extremos: uno, inicial, de bajo crecimiento demográfico con altas tasas de mortalidad y fecundidad, y otro, final, de bajo crecimiento pero con niveles también bajos en las respectivas tasas. Entre ambas situaciones de equilibrio se pueden identificar dos momentos principales. El primero, en el que la tasa de crecimiento de la población aumenta como consecuencia del descenso de la mortalidad, y el segundo, en el que dicho crecimiento disminuye, debido al descenso posterior de la fecundidad. En qué magnitud y a qué velocidad cambia la tasa de crecimiento, dependerá de la velocidad y del momento en que comienzan a descender la mortalidad y la fecundidad (Chesnais, 1986).

En el marco de este esquema, América Latina se encuentra, como señalaron Chackiel y Martínez (1993), "transitando la fase de disminución de la fecundidad, que se ha producido en forma rápida, después de haber experimentado cambios importantes en la mortalidad desde antes de la segunda mitad del siglo -aunque todavía con un amplio margen de posible reducción-, con el resultado de una tasa de crecimiento en descenso".

La transición demográfica es, sin embargo, un proceso complejo, y los países difieren en cuanto al momento de inicio y al ritmo de los cambios en la fecundidad y la mortalidad, así como respecto a los cambios en otras variables estrechamente relacionadas, tales como el lugar de residencia, el estado nutricional y de salud de la población, las conductas asociadas a la formación de las uniones y a la planificación familiar. No obstante las diferencias hay un cierto consenso en que la transición demográfica se ha dado en el seno de las transformaciones sociales y económicas que han ocurrido en la región, aunque la relación entre esa transición y esos cambios sea compleja y difícil de precisar. Para dar alguna referencia al respecto, es interesante destacar que, de acuerdo con un concepto de "modernización" que se refiere a los cambios sociales que ocurrieron en los decenios de 1960 y 1970 y en base a los criterios de terciarización de la economía, urbanización y educación, se ha encontrado que todos los países de transición demográfica avanzada presentan también un nivel de modernización avanzado; dos tercios de los países que se encuentran en plena transición demográfica se ubican en un nivel intermedio de modernización (parcial y acelerado), y cuatro de los cinco países de transición demográfica aún moderada y los dos países de transición incipiente se corresponden con un nivel de modernización también incipiente (CEPAL/CELADE, 1993).

Dentro de cada país, el comportamiento de la fecundidad, la mortalidad y las migraciones internacionales afectan el crecimiento y la distribución por edades de la población, dando lugar a la disminución, estancamiento o expansión de diferentes grupos que, a su vez, articulan demandas diferenciadas. De estos tres factores, la fecundidad es la variable que mayor influencia ha tenido en este proceso de cambios, por su fuerte impacto en el tamaño de las nuevas generaciones, efecto que se traslada con los años a los diferentes grupos de edades. Ya se ha observado, en países europeos, que el descenso de la fecundidad por debajo del nivel de reemplazo de sus miembros puede dar lugar, no sólo a una disminución del crecimiento, sino incluso a una disminución absoluta de sus efectivos y a una inversión de la pirámide de edades (Chesnais, 1986). En América Latina, con la excepción de Cuba, la situación está todavía lejos de ser tan extrema en la mayoría de los países, aunque puede decirse que todos ellos se encuentran actualmente en alguna etapa del proceso.

Identificar situaciones similares en diferentes países permite realizar agrupaciones y obtener una visión de conjunto de la situación de la región y de sus perspectivas futuras. Por su contribución para comprender la situación de América Latina, se ha adoptado la tipología elaborada en CELADE (1992), que indica las etapas de la transición demográfica en que se encuentran los países. En esta tipología se han usado como criterios de clasificación las tasas brutas de natalidad y mortalidad, las que determinan el crecimiento natural de la población y su estructura por edades. Los grupos son los siguientes:

Grupo I. Transición incipiente. Son países con alta natalidad y mortalidad, con un crecimiento natural moderado, del orden de 2.5%. Los países de este grupo son Bolivia y Haití que, por su elevada fecundidad, tienen una estructura por edades muy joven y una alta relación de dependencia.

Grupo II. Transición moderada. Son países de alta natalidad, pero cuya mortalidad ya puede calificarse de moderada. Por este motivo su crecimiento natural es todavía elevado, cercano al 3%. Los países de este grupo son El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay. El descenso de la mortalidad, sobre todo durante el primer año de vida, se ha traducido en un rejuvenecimiento de la estructura por edades, lo que también lleva a una elevada relación de dependencia.

Grupo III. En plena transición. Son países con natalidad moderada y mortalidad moderada o baja, lo que determina un crecimiento natural moderado cercano al 2%. Los países de este grupo son: Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, y en el Caribe, Guyana, Suriname y Trinidad y Tabago. Como el descenso de la fecundidad es reciente la estructura por edades se mantiene todavía relativamente joven, aun cuando ya ha disminuido la relación de dependencia.

Grupo IV. Transición avanzada. Estos son países con natalidad y mortalidad moderada o baja, lo que se traduce en un crecimiento natural bajo, del orden del 1%. Los países de este grupo son: Argentina, Chile, Cuba y Uruguay, y en el Caribe, Bahamas, Barbados, Guadalupe, Jamaica, Martinica y Puerto Rico. Entre éstos se pueden distinguir dos subgrupos: los que han tenido fecundidad y mortalidad bajas por un largo período (Argentina, Uruguay y, en menor medida, Cuba) y que, por lo tanto, tienen un crecimiento y una estructura de edades similares a los de países desarrollados, y los que, si bien recientemente han alcanzado tasas muy bajas de fecundidad y mortalidad, tienen aún tasas de crecimiento más elevadas debido a su población relativamente joven.

A cada uno de estos grupos le corresponde también un patrón diferente de estructura por edades. Los países de los grupos I y II tienen una estructura por edades "joven", con una proporción superior al 50% por debajo de los 15 años; los países del grupo III, tienen una estructura que podría denominarse "en transición", con proporciones que van del 32 al 36% de la población por debajo de los 15 años. Finalmente, los países del grupo IV, se caracterizan ya por una estructura por edades "madura", con menos del 30% de su población en el grupo de edades menores. Cabe mencionar que no se encuentran en la región países con poblaciones que se podrían llamar "envejecidas", como las de Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, Suecia, con menos del 20% de su población por debajo de los 15 años.

A continuación se analizarán las principales características de los cambios en la mortalidad, en la fecundidad, en la urbanización, en las migraciones internas e internacionales, así como el impacto de éstos sobre el crecimiento, la estructura por edades y la distribución espacial de la población. Se destacarán, asimismo, las diferencias que pueden observarse entre los países como consecuencia de encontrarse en diferentes etapas de la transición, lo que se muestra en el cuadro.1.

Cuadro 1

INDICADORES DEMOGRAFICOS DE AMERICA LATINA Y PAISES SELECCIONADOS, CORRESPONDIENTES A DIFERENTES ETAPAS DE LA TRANSICION DEMOGRAFICA: 1995, 2015 y 2025

Indicadores

Región y países

América Latina

Uruguay

México

Guatemala

Bolivia

1995
Población (en miles)

467363

3186

91145

10621

7414

Tasa de crecimiento a/ b/

1.9

0.6

22.2

2.9

2.6

Tasa global de fecundidad b/

3.1

2.3

3.1

5.4

4.8

Esperanza de vida al nacer b/

68.7

72.4

71.5

64.8

59.3

Tasa de mortalidad infantil b/ c/

45.1

20.0

34.0

48.5

75.1

Porcentajes de población          
Menor de 15

33.8

24.4

35.5

44.3

40.6

15-59

58.6

58.6

58.2

50.3

53.4

60 y más

7.6

17.0

6.3

5.4

6.0

           
2005
Población (en miles)

546345

3365

106147

13971

9275

Tasa de crecimiento a/ b/

1.6

0.5

1.7

2.7

2.2

Tasa global de fecundidad b/

2.6

2.2

2.5

4.4

3.9

Esperanza de vida al nacer b/

71.1

73.2

73.4

69.1

63.6

Tasa de mortalidad infantil b/ c/

37.1

15.5

28.2

34.1

55.6

Porcentajes de población          
Menor de 15

30.0

23.5

30.8

41.3

38.2

15-59

61.3

59.7

61.5

53.1

55.4

60 y más

8.7

16.8

7.7

5.6

6.4

           
2015
Población (en miles)

620020

3535

119178

17752

11219

Tasa de crecimiento a/ b/

1.3

0.5

1.3

2.3

1.8

Tasa global de fecundidad b/

2.3

2.1

2.2

3.6

3.1

Esperanza de vida al nacer b/

73.2

73.9

75.1

71.3

67.7

Tasa de mortalidad infantil b/ c/

29.8

14.5

23.3

27.0

38.1

Porcentajes de población          
Menor de 15

26.5

22.4

26.3

37.1

33.7

15-59

62.6

60.6

63.7

56.7

58.9

60 y más

10.9

17.0

10.0

6.2

7.4

           
2025
Población (en miles)

685822

3691

130247

21668

13131

Tasa de crecimiento a/ b/

1.0

0.4

1.0

1.9

1.5

Tasa global de fecundidad b/

2.2

2.1

2.1

2.9

2.5

Esperanza de vida al nacer b/

75.0

74.5

76.6

72.3

71.5

Tasa de mortalidad infantil b/ c/

24.2

13.5

19.2

23.9

27.1

Porcentajes de población          
Menor de 15

23.7

21.2

23.2

32.6

29.2

15-59

62.1

60.4

63.3

60.0

61.9

60 y más

14.2

18.4

13.5

7.4

8.9

 
a/ Medio anual, por cien;
b/ Para el quinquenio anterior al año que se indica;
c/ Por mil.

Situación Demográfica / Portada CELADE


Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE / CEPAL)
Casilla 179-D, Santiago Chile - Fax: (56-2) 208 0196  Tel: (56-2) 210 2001
email: jchackiel@eclac.cl
Última actualización: agosto, 2000