D. LAS MAYORES EMPRESAS TRANSNACIONALES PRESENTES EN
AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE


En diciembre de 1996, las 50 mayores empresas de inversión extranjera presentes en las economías latinoamericanas registraron ventas superiores a los 110 mil millones de dólares, monto mayor que el PIB de varios países de la región, incluso de algunos de tamaño intermedio, como Colombia, Chile, Perú y Venezuela. Por empresa, dichos ingresos fluctuaron entre los 7 000 millones de dólares (la filial de la Volkswagen en Brasil) y algo menos de 1 000 millones de dólares (la filial de la Mobil en Colombia). Puede agregarse que las empresas de inversión directa que ocupan los 10 primeros lugares en orden de tamaño obtuvieron ingresos operacionales por más de 3 500 millones de dólares. Estos antecedentes, al igual que la información presentada en el cuadro 13, ponen de manifiesto el creciente grado de importancia que las ET en general, y estas 50 empresas filiales en particular, están adquiriendo en la actividad económica de América Latina y el Caribe.

Varias de las empresas de inversión directa consideradas entre las mayores 50 son filiales de una misma ET. Su localización en las principales economías latinoamericanas ha sido determinada por el tamaño del mercado interno del país receptor, por su posición estratégica en la generación de corrientes internacionales de comercio --en el marco de los acuerdos de integración económica y comercial suscritos--, o bien por ambos factores. Tal es el caso de General Motors, cuyas filiales en Brasil y México generaron ingresos por 11 779 millones de dólares; Volkswagen cuyas operaciones en Argentina, Brasil y México le reportaron unos 9 680 millones de dólares; y Ford, con subsidiarias en Argentina, Brasil y México, que luego de recuperar terreno, anotó ventas por 9 174 millones de dólares. Estas tres empresas automotrices son las ET más importantes presentes en América Latina. Les siguen en importancia Shell, petrolera multinacional de origen británico y holandés, que registró ingresos por 6 583 millones de dólares en Argentina y Brasil, casi el doble del monto obtenido por Exxon, su competidor estadounidense; Carrefour, cadena de supermercados franceses con filiales en Argentina y Brasil, cuyas ventas alcanzaron a 6 298 millones de dólares; Telefónica de España, la más recientemente integrada entre las principales ET que operan en la región, totalizó ingresos por 5 340 millones de dólares en Argentina, Chile y Perú; Nestlé, una de las principales ET suizas, por intermedio de sus filiales en Argentina y Brasil, recaudó 4 791 millones de dólares; IBM, con subsidiarias en Brasil y México, generó ingresos en el rango de 3 500 millones de dólares; la petrolera Exxon, por intermedio de sus filiales Esso, totalizó 3 431 millones de dólares en Argentina y Brasil; y Cargil, empresa que ha realizado importantes inversiones en la agroindustria de Argentina y Brasil, obtuvo un total de 2 583 millones de dólares de ingresos en la región.

Cuadro 13

AMERICA LATINA Y EL CARIBE: LAS 50 MAYORES EMPRESAS DE INVERSION EXTRANJERA, DICIEMBRE DE 1996

(En millones de dólares)

  EMPRESA PAIS DE ORIGEN SECTOR PAIS DE LOCALIZACION VENTAS

1

Volkswagen Alemania Automotriz Brasil

7 000

2

Chrysler Estados Unidos Automotriz México

6 455

3

General Motors Estados Unidos Automotriz México

6 346

4

General Motors Estados Unidos Automotriz Brasil

5 433

5

Fiat Italia Automotriz Brasil

4 743

6

Shell R. Unido / Holanda Petróleo Brasil

4 717

7

Carrefour Francia Comercio Brasil

4 510

8

Ford Estados Unidos Automotriz México

3 879

9

Ford Estados Unidos Automotriz Brasil

3 830

10

Nestlé Suiza Alimentos Brasil

3 592

11

Telefónica España Comunicaciones Argentina

2 751

12

Gessy Lever R. Unido / Holanda Productos químicos Brasil

2 749

13

Texaco Estados Unidos Petróleo Brasil

2 639

14

Pepsi (Sabritas) Estados Unidos Alimentos México

2 600

15

Esso Estados Unidos Petróleo Brasil

2 470

16

Mercedes Benz Alemania Automotriz Brasil

2 131

17

IBM Estados Unidos Maquinarias y equipos Brasil

1 950

18

Telecom Francia Comunicaciones Argentina

1 930

19

Shell R. Unido / Holanda Petróleo Argentina

1 866

20

Nissan Japón Automotriz México

1 800

21

Carrefour Francia Comercio Argentina

1 788

22

Xerox Estados Unidos Maquinarias y equipos Brasil

1 630

23

General Electric Estados Unidos Diversos México

1 585

24

BAT (Souza Cruz) R. Unido Tabaco Brasil

1 583

25

IBM Estados Unidos Maquinarias y equipos México

1 550

26

Santista Alimentos Argentina Alimentos Brasil

1 516

27

Ford Estados Unidos Automotriz Argentina

1 465

28

Massalin (Philip Morris) Estados Unidos Tabaco Argentina

1 456

29

Volkswagen Alemania Automotriz México

1 450

30

Telefónica (CTC) España Comunicaciones Chile

1 313

31

Cargill Estados Unidos Alimentos Argentina

1 308

32

Escondida Australia Minería Chile

1 297

33

Telefónica España Comunicaciones Perú

1 276

34

Cargill Agrícola Estados Unidos Alimentos Brasil

1 275

35

Hoescht (Celanese) Alemania Productos químicos México

1 256

36

Volkswagen Alemania Automotriz Argentina

1 230

37

Avon Estados Unidos Productos químicos Brasil

1 222

38

Makro Holanda Comercio Brasil

1 214

39

Procter Gamble Estados Unidos Productos químicos México

1 200

40

Nestlé Suiza Alimentos México

1 199

41

Kimberly-Clark Estados Unidos Celulosa y papel México

1 198

42

Sevel (Fiat-Peugeot) Argentina Automotriz Argentina

1 169

43

Hewlett Packard Estados Unidos Maquinarias y equipos México

1 142

44

Ciadea (Renault) Francia Automotriz Argentina

1 121

45

Alcoa Aluminio Estados Unidos Minería Brasil

1 060

46

Parmalat Italia Alimentos Brasil

1 027

47

Spal (Coca Cola) Estados Unidos Bebidas y cerveza Brasil

1 001

48

Basf Alemania Productos químicos Brasil

984

49

Esso Estados Unidos Petróleo Argentina

961

50

Mobil Estados Unidos Petróleo Colombia

952

TOTAL DE VENTAS DE LAS 50 MAYORES EMPRESAS

11 818

Fuente: CEPAL, Base de datos de la Unidad de Inversiones y Estrategias Empresariales, Unidad de Desarrollo Productivo y Empresarial, sobre la base de información publicada en América Economía, Edición anual 1997-1998.

Si se tiene presente que la mayoría de las empresas mencionadas participa activamente en varias otras economías latinoamericanas, se puede deducir que su importancia en la actividad económica de la región es todavía mayor que la que dejan entrever estas cifras. Aún más, considerando que algunas de estas empresas tienen planes de expansión que contemplan tanto su incursión en nuevos mercados como la ampliación de la capacidad productiva de sus filiales, es muy posible que su gravitación incluso aumente.

Una característica especialmente relevante es la destacada participación de las ET automotrices entre las principales empresas de inversión directa que operan en la región: sus ingresos operacionales sumaron algo más de 48 000 millones de dólares, lo que representa 43% del total percibido por las 50 mayores empresas. Esto convirtió a la industria automotriz en la actividad productiva más generadora de ingresos de inversión extranjera, a considerable distancia de las demás, como se aprecia en el gráfico siguiente.

Gráfico 7

AMERICA LATINA Y EL CARIBE : DISTRIBUCION SECTORIAL DE LOS INGRESOS OPERACIONALES DE LAS 50 MAYORES EMPRESAS DE INVERSION DIRECTA, 1996

(En porcentajes)

Fuente : CEPAL, Base de datos de la Unidad de Inversiones y Estrategias Empresariales, División de Desarrollo Productivo y Empresarial, sobre la base de información publicada en América Economía, Edición anual 1997-1998.

Si bien es cierto que la inclusión en la muestra de un mayor número de empresas de inversión directa podría contribuir a determinar con mayor precisión las tendencias que revela la información sobre las primeras 50, no deja de ser relevante el hecho de que gran parte de los ingresos operacionales de éstas se generan en la industria manufacturera, a pesar de que en los últimos años ésta tendió a perder su capacidad para atraer a los inversionistas extranjeros a raíz de la mayor apertura a la IED extranjera en la explotación de recursos naturales no renovables, la apertura comercial, la desregulación de diversas actividades de servicios y los magros niveles de crecimiento obtenidos durante los años ochenta. Así, de las actividades no industriales que cuentan con participación extranjera provino sólo 26.5% de los ingresos operacionales obtenidos por las empresas de inversión directa.

El sector automotor no sólo es el que genera más ingresos operacionales por empresa de inversión extranjera, sino también el que concentra el mayor número (14) de empresas extranjeras incluidas entre las mayores 50 en la región, como subsidiarias de Volkswagen, Chrysler, General Motors, Fiat, Ford Motors, Mercedes Benz y Nissan. Su enorme gravitación queda claramente demostrada por el hecho de que 7 de las 10 principales empresas de inversión directa son filiales de empresas automotrices, y más aún al constatar que las cinco mayores de estas empresas en la región pertenecen a esta rama.

Otros sectores también importantes de localización de las filiales de ET en América Latina son la industria alimentaria y la agroindustria, donde se destacan Cargill, Nestlé y Parmalat. Estas ET controlan la propiedad de la mayoría de las ocho empresas de inversión directa dedicadas a la actividad alimentaria que se incluyen en el listado.

El fuerte crecimiento alcanzado en la región durante los últimos años por la industria de las telecomunicaciones y de la informática se expresa en la emergencia de firmas de ambas actividades entre las mayores impresas de inversión directa. En el primer caso se trata, principalmente, de subsidiarias de la empresa Telefónica, de España, lo que hace evidente la importancia adquirida por este conglomerado en el concierto de las telecomunicaciones latinoamericanas. En cuanto a la informática, cabe mencionar la activa presencia de las empresas estadounidenses líderes de esta industria, como IBM, XEROX y Hewlett Packard. No obstante, como ya se ha dicho, las estrategias de estas empresas en la región son diferentes. Aquellas localizadas en México destinan su producción al mercado norteamericano, en tanto que las radicadas en Brasil aprovechan las ventajas de su gran mercado interno, así como las derivadas de la política gubernamental para la protección del sector de la informática.

La inversión extranjera tuvo una amplia presencia en los sectores extractivos de la región. En las décadas de los sesenta y setenta, muchas de estas actividades fueron expropiadas transformándose en algunas de las actuales grandes empresas estatales, tales como Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y la Corporación del Cobre (CODELCO) en Chile. En la actualidad, en la mayoría de los países latinoamericanos se observa una gradual apertura de estos sectores, con la transferencia al sector privado de algunas actividades por la vía de nuevos mecanismos, como concesiones y empresas conjuntas. Dado que este es un fenómeno reciente, la presencia de las empresas extranjeras aún no se reflejan en grandes montos en términos de ventas. En el caso de las empresas petroleras (Shell, Exxon y Texaco), los ingresos operacionales percibidos por sus firmas subsidiarias provienen más bien de la distribución de combustibles y productos conexos que de la explotación de yacimientos petrolíferos. Por otra parte, sólo dos compañías mineras aparecen entre las 50 mayores empresas de inversión directa: Alcoa Aluminio, localizada en Brasil, y Minera La Escondida, propiedad conjunta del consorcio australiano BHP (socio mayoritario) y de las firmas JECO y RTZ.

En forma consistente con el predominio de las inversiones de origen estadounidense en la gran mayoría de los países de la región, un número importante de las mayores empresas de inversión directa pertenece a ET de ese país. Las más sobresalientes son las subsidiarias de las empresas automotrices (General Motors, Ford Motors y Chrysler), petroleras (Exxon y Texaco), de maquinarias y equipos (IBM, Xerox y Hewlett Packard), agroindustria (Cargill) y productos químicos (Avon y Procter Gamble). Debe mencionarse, sin embargo, que entre las 10 empresas con mayores ingresos operacionales se cuentan también filiales de ET alemanas, italianas, británicas, holandesas, francesas y suizas, dedicadas a la producción automotriz (Volkswagen y Fiat), la explotación petrolera y la distribución de combustibles (Shell), el comercio (Carrefour), y la industria alimentaria (Nestlé).

Del mismo modo que en la propiedad de las 50 mayores empresas de inversión directa de la región predominan claramente las ET de origen estadounidense, en la localización de dichas empresas Brasil muestra una evidente ventaja, aunque Argentina y México también aparecen como importantes alternativas de localización. De hecho, en estos tres países se ubica más de 90% del grupo de las principales empresas. Excepcionalmente, el porcentaje restante se ha localizado en Chile, Colombia y Perú.

Los antecedentes antes presentados dejan de manifiesto que las ET son agentes clave en toda economía. En América Latina y el Caribe, a pesar de estar presentes en casi todos los sectores, las ET se han concentrado en la industria manufacturera, principalmente en la automotriz, de alimentos y bebidas y de productos químicos, así como, en forma creciente, en el sector de los servicios (distribución de combustibles, comercio y telecomunicaciones). Asimismo, aunque no siempre siguiendo la misma estrategia, han localizado sus operaciones regionales en las economías de mayores dimensiones (Brasil, México y Argentina). En el caso de México -y de algunos países de la Cuenca del Caribe- las inversiones han tenido como objetivo principal la exportación de su producción a Estados Unidos; en cambio, en Brasil y Argentina, la finalidad prioritaria ha sido abastecer el mercado interno y, por extensión, el Mercosur.

Indice